22 sept. 2018

Camilando para la vida: Limpiando mi conciencia






Hace poco el abuelo de Camila llegó de Italia y le trajo unos bizcochitos de Sicilia. En principio quedaban dos paquetes pero algunos días después queda solo uno (por la razón que sea). Sé que son para ella pero es que están buenísimos, así que he creado para autoconvencerme algunos argumentos para cuando caigo en la tentación de coger alguno.

1.      Por motivos de seguridad:
Es lógico que si soy su padre tenga que probar los bizcochos para saber si se pueden comer o no, comprobar su estado y anticipar si le va a gustar o no.

2.      Por protocolos de emergencia:
Pasa igual que en el avión cuando te explican lo de la mascarilla de oxígeno. Literalmente te dicen que en caso de ir con niños debes ponerte tu primero la mascarilla y luego ponérsela a los niños. Así que no es que sea un padre glotón, simplemente aplico el protocolo.

3.   Porque ella lo haría:
Camila aún no habla pero si lo hiciera seguro que me diría: "Ayúdame a comer los bizcochitos, papá, que son muchos para mí" Y si no dijera exactamente eso, diría algo parecido, seguro.

4.      Por educarla en valores:
Es bueno que la niña entienda que aunque algo sea un regalo para ella siempre  es bueno compartir, sobre todo con la familia. Compartir le hará mejor personal

5.      Para administrar sus bienes:
Igual que el padre de Neymar vela por los intereses y propiedades de su hijo (e igual que hicieron los padres de Joselito y Marisol en su momento) yo tengo que velar por sus propiedades, en este caso, los bizcochito.

6.      Para ayudarla a poner los pies en la tierra:
El paquete de bizcochos es claramente un lujo innecesario y que tarde o temprano desaparecerá. No está a nuestro alcance dárselo, salvo un nuevo viaje del abuelo a Italia. Esos bizcochos no se consiguen ni en los chinos, ni en Amazon ni en Mercatenerife, así que cuando antes se gasten mejor. Porque es algo irreal en su vida, tiene que acostumbrarse a lo que será su día a día: las galletas María y los Cubanitos que compramos en el Alteza del Barrio de la Salud.

7.      Porque soy su padre:
 ¡Y punto!

Creo que he podido acallar al fin mi conciencia y que está noche podré dormir de maravilla.

Olá! Se você ainda não assinou, assine nosso RSS feed e receba nossas atualizações por email, ou siga nos no Twitter.
Nome: Email:

1 comentarios:

Monica Plasencia dijo... at 14:24

Estimado David
Te argumentaré sobre tus planteamientos

1. Por motivos de seguridad:
La sanidad italiana funciona bastante bien con lo cual esta disculpa no cabe.


2. Por protocolos de emergencia:
Camila no ha estado en un avión desde que los bizcochos llegaron tampoco sirve

3. Porque ella lo haría:
Estoy absolutamente segura de que ella sería capaz de comrse algo tuyo sin remordimientos pero pedirte ayuda para los biscochitos es una excusa inaceptable.Descartada

4. Por educarla en valores:
Ningún valor colectvo puede estar por encima del bienestar individual Camila tiene inclinaciones de derecha en la política con lo cual negado.

5. Para administrar sus bienes:
Como los padres de muchos famosos has dejado de pagar impuestos sobre esa propiedad. Un buen soporte daría haber comprado algo compensatorio y como no lo has hecho se anula este argumento.

6. Para ayudarla a poner los pies en la tierra
Vuelve el tema de que ella es de pensamiento capitalista del punto 4 no aplica esta opción


7. Porque soy su padre:
¡Y punto!
Hay abusos infantiles perfectamente demandables y este clasifica por donde lo mires la representaré en tribunales.

Espero que con esto vuelvas a tu insomnio y cargos de conciencia

JAJJAJA todo es broma esa bebé se derrite por tí al punto que es capaz de egalarte sus exclusivos bizcochos

Saludos

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.