10 ago. 2017

No tengo tiempo: Cuando parar es mejor que hacer




Sin duda puede ser uno de nuestros mantras más habituales: "No tengo tiempo".  Y eso justifica que vayamos a todo correr durante el día, como pollo sin cabeza creyendo que trabajar con esa urgencia es lo mejor que debemos hacer. Así, de esta forma tan simple nos autoengañamos cada día.

Y lo curioso es que en estos momentos suele ser más aconsejable todo lo contrario, pararnos a pensar antes que seguir trabajando compulsivamente en aquello que tenemos entre manos. Nos parecerá una locura parar y dejar de hacer -¡Es que no tengo tiempo!- pero a veces ocurre que no hay nada mejor que hacer que no hacer.

Me gusta poner el símil de la Fórmula 1. Estamos en carrera y nuestro coche no va todo lo rápido que queremos debido a que los neumáticos ya presentan una degradación notable. En un ataque de impulsividad pensamos en correr apurando los neumáticos hasta el final ignorando el implacable y severo efecto de la degradación. Sin embargo, racionalmente, lo mejor es algo en el sentido contrario: entrar cuanto antes, cambiar los neumáticos y salir a un ritmo mayor de carrera una vez calentemos las gomas.

Se trata de un caso clásico de impulsividad frente a razón. ¿Cómo voy a perder tiempo ahora cambiando los neumáticos? Por una sencilla razón, porque ya estás perdiendo velocidad y con los neumáticos nuevos, muy pronto, en 3- 4 vueltas, habrás recuperado el tiempo "perdido". 

Siempre es una buena opción parar y pensar.

En la gestión del tiempo es tan importante pensar y enfocarse como hacer, lo uno no puede vivir sin lo otro. Por tanto, en la próxima "crisis" que tengas te aconsejo que antes que nada pares 5-10 minutos. Sí, como lo oyes. Nadie se ha muerto por ello ni hay riesgo de que una bomba atómica caiga sobre nosotros si lo hacemos. A nadie le ha pasado.

Si estás en crisis porque no has podido planificarte (¡muy mal hecho pero ahora no es el momento de reproches!) intenta parar la "hemorragia" cuanto antes y piensa las 2-3 cosas más importantes y urgentes que tienes que hacer durante la próxima hora. ¡Y ojo! recuerda sobre todas las cosas poner un tiempo límite para hacer cada una de ellas ya que de lo contrario no podrás pasar de una tarea a otra.

Y luego cuando pase esta "crisis" y antes de que llegue la otra (estás condenado a ello si no cambias tu patrón) reflexiona y valora comprometerte con una mejor gestión de tu tiempo. Porque esto no es vida y porque puedes y te mereces vivir a otro nivel.





Olá! Se você ainda não assinou, assine nosso RSS feed e receba nossas atualizações por email, ou siga nos no Twitter.
Nome: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.