29 jul. 2018

Segundo aniversario





Mañana hace dos años que me casé.  Y nunca pensé que lo haría. Quien me conoce sabe que no tengo una especial inclinación por las ceremonias y mucho menos si son religiosas. Saben que soy anti todo eso. 

Esta vez fue diferente para mí y pude vivir una ocasión única en mi vida. El 30 de julio hicimos una boda civil. Algo muy discreto, en compañía de pocos, apenas 10 invitados. Nos casamos en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Fasnia, donde nuestro amigo Germán, concejal del municipio tuvo el detalle de casarnos. Luego un almuerzo fantástico en Casa Yeye. Apenas fueron en total seis horas de celebración pero nos pareció todo muy intenso e irrepetible.

Tengo varias fotos de ese día, pero me gusta especialmente esta que cuelgo en este post. En ella Aranxa hace un guiño a modo de saludo a su familia que nos está siguiendo por Skype desde Venezuela.

Me gustó el sentido y la filosofía de la boda, algo sencillo y cercano, sin florituras. Nada de juramentar ante Dios que seguiríamos juntos hasta que nos muriésemos, o en la pobreza y en la riqueza, o en la salud y en la enfermedad. Seguiremos juntos mientras seamos felices y Dios (si existe) debe respetarlo.

¡Qué manía esta de meter a Dios en los asuntos cotidianos!

Olá! Se você ainda não assinou, assine nosso RSS feed e receba nossas atualizações por email, ou siga nos no Twitter.
Nome: Email:

1 comentarios:

Maribel Weyrich dijo... at 22:28

Me parece una foto muy especial ya que expresa la alegria de tu mujer al unirse a tí.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.