2 jul. 2017

Camilando por la vida: Esperando



Pues sí, voy a ser en apenas mes y medio voy a ser papá. Es curioso pero a la vez que una parte de mí desde el día 21 de diciembre lo vive con intensidad hay otra parte que parece no haberse dado cuenta, como si viera aún lejos tal acontecimiento. Creo que en eso mi situación es totalmente diferente a la de la madre: yo no siento las patadas, los movimientos ni tengo ni he tenido ningún tipo de molestias durante estos meses. Yo presiento a Camila, pero no he tenido como la oportunidad de sentirla como la madre.

Supongo que todo cambiará en agosto, escuchar su primer llanto y tenerla en mis brazos restablecerá el equilibrio entre estas dos partes antagónicas que conviven dentro de mí.

Lo que es innegable es el placer de la espera. Hace años se me quedó grabada a fuego una frase que pronunciaba Punset:"La felicidad está en la sala de espera de la felicidad". Hace alusión a la activación que nos da la impaciencia de esperar: uno de los mejores momentos del viaje que vamos a emprender lo representa el momento exacto en que compras el billete o uno de los momentos más intensos de la cita romántica lo representa el instante antes de llegar al lugar acordado. Sí, el que espera desespera, pero también a veces disfruta.

No tengo ni la menor idea (ni me he parado a pensar en ello) de cómo cambiarán exactamente las cosas en nuestra vida a partir de agosto. Tengo testimonios a mi alrededor para todos los gustos. La mayoría de ellos “rupturistas”: “Va a haber un antes y un después en tu vida”, “Ya nada volverá a ser lo mismo”, “No vas a tener tiempo para dormir”, “Va a ser muy bonito y muy duro porque dejas atrás la vida que siempre has tenido.

Tal vez sea falta de consciencia o que estúpidamente me he venido arriba, pero no temo lo que esté por venir. Lógicamente intuyo noches en vela, desequilibrios en rutina, llantos, montañas de pañales, cólicos, noches en blanco, buches y demás pero confío en el equipo que formo con Aranxa para salir para adelante. Eso y también porque si es por tener a Camila con nosotros seguro que todo compensa. Así que firmo, o firmamos convencidos, la tormenta o el desajuste que tengamos por delante.

Hace 5 años mi vida cambió de manera radical. Tuve el mayor golpe de mi vida: el fallecimiento de mi madre y unos días después me quedaba en  paro después de 6 años fantásticos trabajando en el Cabildo. Tocó reinventarse, tal vez tanto que me hice autónomo. Aún no sé de donde saque la fuerza, pero lo cierto es que esos episodios me hicieron más fuerte, tal vez lo suficiente para no temer lo que venga ahora.


Así que ahora estoy en tiempo de espera: unas veces impaciente, otras, sorprendetemente paciente. Y mientras tanto leyendo y releyendo todo el material que me deja mi compañero José Morgado Nisa para aprender (de momento en teoría) a ser un buen papá. En agosto llegará la práctica. O un examen sin avisar.


Olá! Se você ainda não assinou, assine nosso RSS feed e receba nossas atualizações por email, ou siga nos no Twitter.
Nome: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.