19 nov. 2014

¿Dispuesto a fracasar? Matías Fonte Padilla




¿Dispuesto a fracasar?


Cuando un emprendedor comienza su negocio, le desborda la ilusión. Si se ha atrevido a dar un paso tan decisivo como abrir su propia empresa es porque cree firmemente que le saldrá bien, y aborda con optimismo todos los inconvenientes iniciales del proyecto. Y así, invierte su dinero personal y su tiempo, presuponiendo que haciendo todo bien tiene el éxito asegurado.

Pero a medida que pasan los meses descubre que da lo mismo el tiempo que le dedique, siempre hace falta más, y todo el dinero que tenía previsto invertir hace tiempo que se ha esfumado, y todavía es insuficiente. Así que el emprendedor se vuelca aún más en su proyecto, dejando a un lado su vida y economía personal, arriesgándolo todo. Tiene ahora la esperanza de que apostándolo todo, el negocio tiene que salir adelante.

Aun así, pronto descubre que su esfuerzo parece en vano, siempre ocurre algo que derrumba de golpe todo aquello que tanto tiempo y esfuerzo le ha costado construir. Ya sea un cliente que no le paga, un impuesto que llega sin avisar, unas ventas inferiores a lo esperado, pronto se da cuenta que las cuentas no le dan, que se ha quedado sin efectivo, que ya no tiene ni para pagar un cortado. Y tiene que seguir trabajando, porque la máquina empresarial sigue girando, y ya no la puede parar. Y es como una apisonadora, consume todo el tiempo y el dinero que el emprendedor sea capaz de dar, hasta exprimirlo completamente.

Y una vez la empresa haya destruido al emprendedor, no se detiene ahí. Resulta enormemente costoso emocional y económicamente dar de baja el proyecto por el que se ha dado todo lo imaginable. Una vez cerrado, puede que durante años se sigan pagando las consecuencias de haberse atrevido a emprender.

¿Existe otra forma de escribir esta historia?, Sí; ¿El destino de todo emprendedor es ver como fracasa su negocio y su vida? No, por supuesto que hay otro camino, un futuro igual de duro, pero que conduce al éxito personal y profesional. Y esa forma de triunfar va ligada irrenunciablemente a la gestión del fracaso. En mi libro “20 consejos para emprender con éxito. Reflexiones de un empresario arruinado”, mi primera recomendación es esta “Prepárate para fracasar”. Porque ¿Cómo hubiera cambiado la historia anterior si el emprendedor hubiera sabido que iba a caer?, ¿hubiera tomado las mismas decisiones, o hubiera sido más precavido y conservador?

La cadena de errores que llevan a que una empresa destruya al emprendedor comienza incluso antes de que se abra el negocio. Y recomiendo al que quiera aprender a emprender, que antes de abrir un negocio trate de aprender un deporte de cierto riesgo que nunca antes haya practicado, como patinar o esquiar. Si recuerdas como aprendiste a montar en bicicleta, te das cuenta que comenzaste con miedo a caerte, ibas con precaución, y por supuesto con ruedines y ayuda de una persona mayor. De hecho, sabías que te ibas a caer, y por eso empezabas muy despacio. Es más, comenzando a aprender te caíste varias veces, pero así todo te levantaste y volviste a pedalear. E incluso, cuando ya ibas solo, sin ruedines ni ayuda, y creías que ya sabias montar en bici, te caías algunas veces, pero te levantabas y seguías adelante.

Con tu negocio tienes que hacer igual, empezar muy poco a poco, sabiendo que vas a fracasar ¿Por qué? Porque así cuando te entren los primeros 100 €, no te lo vas a gastar alegremente, porque sabes que dentro de poco te caerás, y esos 100 € que ahora te parecen nada, en breve serán casi la diferencia entre la vida y la muerte empresarial. Porque sabiendo que te vas a caer, no te atreverás a tomar decisiones arriesgadas tratando de abarcar demasiado, sino que te ceñirás a lo que realmente te es rentable, aunque no puedas crecer tan rápido como tú soñabas. Tienes que aprender que las empresas sufren ciclos, y que la sociedad también. Cuando tengas un ciclo favorable, tienes que preocuparte y prepararte para cuando lleguen los malos momentos, porque seguro llegarán ¿Habrás hecho los deberes y estarás preparado para fracasar?

Para tener éxito hay que estar dispuesto a fracasar todos los días, a que todo te salga mal, muy mal. Mantén la cabeza fría, respira dos veces antes de tomar decisiones, y sobre todo, aprende de cada fracaso, cada vez que algo te sale mal es una oportunidad única para adquirir nuevas habilidades empresariales, algo que no te podrán enseñar en ninguna escuela de negocios, porque no hay mejor enseñanza que la práctica del día a día en tu negocio. Mucho éxito.


Matías Fonte-Padilla, es Biólogo, Escritor, Divulgador y Emprendedor. Es Autor del libro "20 consejos para emprender con éxito. Reflexiones de un empresario arruinado", publicado por Ediciones Idea. Puedes seguir sus actividades a través de su cuenta de Facebook ACCEDIENDO AQUÍ
Olá! Se você ainda não assinou, assine nosso RSS feed e receba nossas atualizações por email, ou siga nos no Twitter.
Nome: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.